La calima: fenómenos naturales

ReproducirReproducir

Hace unas semanas vimos, algunos con gran cabreo, cómo se nos ensuciaban coches, casas, piscinas, calles… por la abundante arena llegada del desierto del Sahara. Era un intenso episodio de Calima que no sólo tiene elementos negativos sino todo lo contrario.

Hola, soy Lorenzo, El Almirante de Yslamac, y en el Report de este mes de mayo os hablo de ese extraño, bonito y también molesto fenómeno. Y lo hago a instancia de mi compañero en las ondas @elcatite, quien me pidió dedicara este espacio a aclarar si, como había escuchado en ambientes agrícolas, la calima era un amigo de suelos y cultivos.

Cada cierto tiempo, en la Europa septentrional y más concretamente en la Península Ibérica asistimos a unos fenómenos atmosféricos que nos tornan una visión anaranjada de los paisajes. La dispersión de la luz por las partículas del aerosol, formado por el polvo en suspensión que viajó desde la profunda África, nos anuncia que el desierto ha volado hasta nuestras ciudades.

Calima, abonado extra de cultivos

Una pincelada de la génesis del fenómeno nos ayuda a comprender que no todo son inconvenientes cuando dice de aparecer la temida Calima. El apasionante viaje de más de 3.500 kms desde el tórrido desierto del Sáhara hasta nuestro hábitat impacta en nuestras modernas poblaciones pero también influye positivamente en nuestro suelo y, por lo tanto, en nuestros suelos.

Los agricultores pueden estar contentos porque han recibido un abonado extra en sus cultivos. Escuchad el podcast y sabréis la razón.

Lorenzo morillas

El Almirante


Si quieres simplemente contactar conmigo para mandarme un saludo o corregirme algo ahí te dejo una botella para que mandes un mail.

¡OYE!

No olvides valorarnos con cinco estrellas en Apple podcastIvooxAmazon musicSpotify, Google Podcasts, o en tu podcacher habitual.